Mes: agosto 2013

La corbata es uno de los mejores accesorios que tiene el hombre a su disposición para dar un toque más elegante y de estilo. A la hora de vestir ya sea para el trabajo o una ocasión formal. Para no ser una víctima de la moda y lucir todo un caballero sigue estas sencillas reglas de cómo usar una corbata.

1. El largo de la corbata nunca debe sobrepasar la cintura del pantalón. No debe asomarse ni por encima, ni por debajo del cinturón en ninguno de sus extremos. Tienen que quedar en el centro de la hebilla.

1

2. La parte más estrecha de la corbata no debe verse nunca por detrás de la parte ancha y tiene que ser más corta que la parte frontal. Detrás de la corbata tienes una tirita para controlar esa parte y que no se asome por los lados.

2

3. Los nudos de la corbata deben estar siempre apretados y ajustados al cuello. No se puede ver el botón superior de la camisa y ese siempre tiene que estar abrochado.

3.

4. Evitar en lo posible llevar corbatas con camisas con botones en el cuello, especialmente si es una ocasión formal. Son mucho más elegantes las camisas sin botones en los cuellos. La camisa note puede apretar mucho en el cuello y tienes que tener espacio para colocar un dedo entre la camisa y el cuello.

  4

5. No trates de imitar el dibujo de la camisa con el diseño de la corbata. Por regla general, con sus excepciones, a camisas estampadas corbatas lisas y a camisas lisas corbatas estampadas.

5

Por último, las corbatas nunca se deben lavar, ni meter en la lavadora. Si por cualquier razón se manchan, deberá limpiarse en seco y para ello acudir a una tintorería. Procura no guardar nunca las corbatas con el nudo hecho. Lo mejor es colgarlas en un corbatero para que permanezcan estiradas y sin arrugas.

 

La dieta balanceada es el método más moderno de organización alimentaria,  tiene metas claras y un objetivo definido.

Sin dudas comer es un placer. Pero pasar hambre para poder lucir la silueta en las playas no es la mejor forma. Es necesario aprender a comer, a crear hábitos alimentarios. Toda conducta que se sostiene en el tiempo se transforma en un hábito.

Para una persona sin sobrepeso, una buena alimentación deberá ser fraccionada, como mínimo en las cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena. La dieta deberá adaptarse a las condiciones biológicas de cada persona, siempre será completa, predominando la calidad sobre la cantidad. Según los nutricionistas, no es conveniente pesar o medir los alimentos. Este balance se realiza alternando en comidas consecutivas los alimentos ricos en proteínas, hidratos de carbono, con muchas frutas y verduras, y pocas grasas. Todas las proteínas deberán acompañarse siempre de hidratos de carbono complejos con predominio de fibras. Si bien la porción de la carne será moderada, la ingesta de verduras, ya sean crudas o cocidas puede ser abundante.

Recetas-de-postres-saludables-para-controlar-las-ganas-de-comer-dulce-sin-engordar (1)

Otro hábito importante es beber abundante agua. “Hay que enamorarse del agua”. El agua es el líquido sin color, sin olor, sin sabor y sin burbujas.

También hay que decirle adiós al salero: es recomendable disminuir o eliminar por completo, con una dieta balanceada, los mismos nutrientes ya aportan sodio. Sí se pueden utilizar productos similares a la sal, pero sin sodio. Otra alternativa para hacer más apetitosa la comida es el uso de condimentos especiales para carnes blancas, rojas, pescados o vegetales.

Y como broche de oro, se aconseja realizar ejercicio físico moderado, aeróbico y sin saltos, por ejemplo nadar, andar en bicicleta o caminar. Este tipo de actividad física favorece el retorno venoso al corazón, previene la aparición de várices, da tonicidad o firmeza a los músculos y una buena elasticidad a los tendones.

Aunque parezca complicado, estar en buena forma y sano se puede lograr sin demasiado esfuerzo. Disminuir el tamaño de las porciones, consumir muchas frutas y verduras, beber agua en abundancia, y conseguir un calzado cómodo para caminar, parecen ser la clave para cumplir muchos años, con pocos malestares físicos y gran lucidez mental.

A principios del pasado mes de junio saltaba la liebre: Apple estaba trabajando para lanzar un nuevo programa de renovación de iPhones. Algo así como un «plan renove» mediante el cual cualquier persona podría obtener descuentos al comprar un nuevo iPhone en una tienda de Apple si entregaba el antiguo. Así quedó el asunto, hasta este martes en las que han aparecido varias informaciones que confirman la existencia del programa, su inminente puesta en marcha y pinceladas de cómo funcionará.

Por un lado, diversas fuentes han comentado que la compañía ha empezado a formar a los empleados de las Apple Storeestadounidenses sobre los procesos relacionados con el programa de renovación. Concretamente, Apple habría enviado ya diverso material a las tiendas para apoyar la puesta en marcha de la iniciativa y seleccionado en cada una un responsable del programa que a su vez se ocupará de formar en el mismo al resto de la plantilla de sus respectivos establecimientos.

Por otro lado otras fuentes dieron información específica sobre fechas. Apuntaron que los empleados de las Apple Store están obligados a cumplir mínimo dos horas de formación sobre el nuevo programa de renovación de iPhones, la cual deberán completar antes de finales de la primera semana de septiembre. ¿Por qué tanta prisa? Según las mismas fuentes porque Apple quiere arrancar la iniciativa en algún momento de septiembre -al parecer el plan original era lanzarla en junio pero por razones desconocidas lo retrasaron-.

La guinda del pastel llegó en forma de detalles concretos del funcionamiento del programa. Los mismos han salido de alguna de las Apple Store en las que la compañía lo ha testado. A grandes rasgos funciona así: el cliente lleva un iPhone funcional, que no esté dañado por líquido o algún otro factor.

Acto seguido un empleado lo evalúa con la ayuda de un sitio web y el cliente tiene que contestar una serie de preguntas acerca del estado del dispositivo. Con toda esa información, más otros factores como el color del terminal, el empleado asigna un valor monetario al terminal, que se quedan ellos, y el cliente lo recibe en forma de tarjeta regalo. Por último,el cliente puede utilizar ese saldo de la tarjeta al comprar un dispositivo nuevo.

 

Fuente: http://www.abc.es

Uno de los accesorios favoritos para todas las mujeres son los zapatos. Ya sean con tacón, plataformas o planos, los zapatos son una de las mejores maneras para estar a la última moda, reflejar el estilo personal y estilizar la imagen.
Pero también los zapatos son al mismo tiempo un arma de doble filo pues te puede arruinar tu look final si no sabes escoger el estilo y diseño ideal según tu tipo de cuerpo.

  • Mujeres bajitas

Ten mucho cuidado con los zapatos con mucho tacón, pues puede hacer que luzcas sin balance, en su lugar busca zapatos entre 2 y 3 pulgadas. Si llevas zapatos planos, asegúrate que estén un poco levantaditos para estilizar  tus piernas.  Utiliza el resto del vestuario para alargar tu figura, con faldas rectas que terminen por encima de la rodilla, pantalones oscuros y líneas verticales.

  • Tobillos anchos 

La mejor opción si tienes los tobillos anchos es usar zapatos donde te tapen los dedos pero sin abiertos de atrás (sin talón). Siempre lleva al menos media pulgada de tacón para estilizar tus piernas. Los zapatos que se ven muy grandes (tacón, suela, etc.) o muy finos harán que tu pierna luzca más gruesa. Busca el tamaño medio y evita zapatos de punta cuadrada, con tacones muy finos o plataformas. Evita las tiras en los tobillos para no dar la impresión de un tobillo más grande.

  • Pies grandes

Las mujeres con pies grandes tienen que evitar llevar zapatos con mucha punta harán que tu pie se vea más grande. En su lugar, utiliza zapatos con punta redonda o cuadrada y elije colores oscuros y diseños que no llamen mucho la atención.

Nunca te olvides de la importancia del balance y la proporción en tu imagen. Si el vestido, pantalón o ropa que llevas llama mucho la atención por el diseño o el color, asegúrate de llevar zapatos más simples. Si por el contrario, la ropa es más sencilla y clásica, puedes divertirte un poco más y buscar zapatos con diseños que te gustan y colores llamativos. Además, ten en cuenta la ocasión y el lugar. No es lo mismo escoger un zapato para el trabajo, que para un paseo con las amigas o un evento por la noche.

Por último, si vas a comprar un nuevo par de zapatos, espera a probarte los zapatos hasta el final del día pues es cuando tienes los pies más hinchados y quieres estar segura que vas a estar cómoda con ellos. No te guíes solamente por tu propia talla. Es importante que te pruebes diferentes medidas y anchos para encontrar el zapato perfecto. Siempre mírate en un espejo grande de pies a cabeza para ver el efecto completo del zapato con tu figura y camina sobre una superficie dura para así poder sentirlos mejor.

 

 

El color tiene un papel muy importante en la imagen de las personas. Si te fijas bien, descubrirás que es lo primero que notas cuando miras a los demás. En la ropa, los accesorios, el maquillaje o incluso en el cabello, éste puede transformar tu vestuario y tu imagen de triste y apagada a luminosa y radiante.

¿Cómo usar los colores?

  • ¿Cómo eliges el color en la ropa?
  • ¿Por intuición te llaman la atención unos colores más que otros?
  • ¿Lo escoges de acuerdo a tu estado de ánimo?
  • ¿O siempre vistes de negro porque no sabes que cuál elegir?

Con el fin de ayudarte a escoger los colores que van mejor con tu tonalidad de piel y para usarlos estratégicamente en tu imagen, te dejo  algunos consejos:

1.– Los colores claros ayudan siempre a dar más volumen y atraer más la atención (perfectos para revelar tus mejores atributos y desviar la atención de las áreas de tu cuerpo con las que no te sientas tan cómoda); mientras que los colores oscuros, te permiten lucir más estilizada y disimulan muy bien las áreas más difíciles para dar balance a tu imagen.

2.– Para descubrir cuáles son los mejores colores en tu vestuario, tienes que empezar por conocer tus colores naturales. Mírate en un espejo, si es posible con luz natural y fíjate en el color de tu  piel, de tus ojos y de tu cabello.

3.– Si tienes una tonalidad rosada en tu piel (fíjate la palma de tus manos o tu mejilla sin maquillaje), lucirás mejor con colores fríos como el verde, azul, rojo, morados, rosado y plateado.

4.– Si tienes una tonalidad amarilla, te verás mejor con los cálidos como el chocolate, naranja, marrón, coral y dorado.

5.– Cuanto más contraste exista entre tu piel y tu cabello, tendrás que llevar colores con tonos más intensos o más claros. Mientras que si el contraste es mínimo, los colores en término medio son mejores.

6.– Usa el mismo color o con diferentes tonalidades dentro de la misma gama, tendrás una imagen elegante y lucirás más delgada y estilizada. Pero asegúrate de que al menos lleves accesorios y materiales interesantes para dar vida a tu imagen.

7.- El color es emocional. Cada uno simboliza un objeto o emoción y tiene ciertos efectos en las personas. Una vez que los conoces, puedes empezar a elegirlos para expresar cierto estado de ánimo o enviar un determinado mensaje.

 

Aquí te presento el significado de cada color.

  • ROSA: Delicadeza, tranquilidad, romance y calma.
  • AMARILLO: Calor, receptividad, alegría, confianza y energía.
  • NARANJA: Optimismo, creatividad, vida, amistad y felicidad.
  • ROJO: Sangre, fuerza, alegría, pasión, energía, amor y deseo.
  • MARRÓN: Comodidad, sinceridad, casualidad y tierra.
  • VIOLETA: Tristeza, realeza, dignidad, misticismo, lujo y ambición.
  • AZUL: Sabiduría, tranquilidad, fidelidad, inteligencia y confianza.
  • VERDE: Crecimiento, balance, razón, esperanza, fertilidad, frescura.
  • BLANCO: Pureza, limpieza, inocencia, fé, luz, bondad y seguridad
  • GRIS: Paz, calma, conservador, fidelidad y autoridad.
  • NEGRO: Noche, poder, misterio, dignidad y formalidad.