Mes: septiembre 2013

La gastritis es la irritación de la mucosa gastrointestinal, se caracteriza por un dolor en la boca del estómago, sensación de ardor y malestar en la parte superior del estómago.

Se ha visto que las personas que están con más estrés, sobre todo con un estrés emocional, no tanto físico, tienen más trastornos en el hábito de evacuación y más problemas en gastritis. Sobre todo, porque el estrés hace que secretes más hormonas y ciertos neurotransmisores que provocan que secretes más acidez o más ácido en el estómago.

Las personas muy ansiosas, con muchas preocupaciones y que están frecuentemente sometidas a varios episodios de estrés padecen de gastritis.

 

Les daré algunos consejos para que puedas sobre llevar la gastritis

1. Evita consumir alimentos con mucha grasa.

2. Controla y vigila tu ingesta de medicamentos.

3. No fumes, ni bebas en exceso alcohol.

4. Consume verduras verdes y amarillas, debido a que éstas son ricas en antioxidantes.

5. Consume entre 25 y 30 gramos de fibra todos los días.

6. Realiza cinco comida, ya que la ausencia de alimento por mucho tiempo, te genera mayores ácidos en tu estómago y en consecuencia el desarrollo de la gastritis.

7. Ingiere poca sal.

8. Elige bebidas fermentadas, yogur o que contengan algún tipo de probióticos.

Vestir es una necesidad básica, al igual que comer, dormir para descansar o trabajar para tener dinero. A más de uno nos gustaría poder ir desnudos por la vida… Por lo tanto, el vestir es una actividad, que nos guste o no, tenemos que afrontar todos los días de nuestra vida antes de salir de casa, ya sea para ir al trabajo, de compras o tomar un café con los amigos.

Lamentablemente, como todo en la vida, todo tiene un costo y por lo tanto tenemos que fijar un presupuesto para cubrir los gastos derivados de la ropa. Con el fin de que no sacrifiques el vestir correctamente y puedas lucir espectacular, a continuación les dejo  7  recomendaciones para ir de compras y ahorrar un poco de dinero.

Antes de comprar haz un inventario de la ropa que te falta en tu ropero, crea una lista y finalmente date un presupuesto. Ahorrarás mucho dinero si realmente sabes lo que vas a comprar cuando vas a las tiendas, pues la mayoría de las personas compramos por impulso y ahí es donde tiramos dinero en cosas que no necesitamos. Recicla lo que tengas en el armario y dona el resto.

Compra fuera de temporada (después de las Navidades, cuando la estación está a punto de terminar) y consigue las prendas que estás buscando, pero a precios inferiores.

Invierte en prendas básicas en lugar de prendas de moda que ya no estarán vigentes la próxima temporada.

Visita primero la zona de descuentos en tus tiendas favoritas, por si encuentras alguna de las prendas que estaba en tu lista. Te sorprenderás de lo que puedes hallar.

Pregunta si las tiendas tienen días o temporadas con descuentos especiales. Muchas compañías fijan sus descuentos de acuerdo al inventario de mercancía disponible y muchas veces fuera de temporada.

Compra con sinceridad y no compres ropa sin medírtela primero. Asegúrate de que la ropa sea apropiada para tu tipo de cuerpo, pues así no la tirarás en una esquina de tu armario y nada más usarla un par de veces.

Para ocasiones especiales posiblemente es mejor alquilar que comprar: por ejemplo, un traje largo para un evento de gala.

Ya sea durante el día o la noche, en verano o invierno y en cualquier ocasión, el bolso es el accesorio que no puede faltar en el brazo de la mujer por su aspecto funcional y por ser un elemento con el que pueden estar a la moda y reflejar su propio estilo. Pero si pensabas que cualquier tipo de bolso te queda bien, estás muy equivocada.

Según tu tipo de cuerpo

Generalmente tu bolso tiene que tener la forma opuesta a tu tipo de cuerpo. Por ejemplo un bolso con forma estructurada (líneas rectas) funciona mejor con cuerpos redondos y un bolso con curvas suaves luce mejor con cuerpos más angulares. Ten en cuenta tu tipo de cuerpo para escoger la silueta del bolso con el fin de traer balance y armonía a tu imagen externa.

El bolso tiene que tener un tamaño proporcional al tuyo. Si usas un bolso muy pequeño y eres una mujer grande lucirás más grande todavía, y si eres una mujer pequeña con bolso muy grande lucirás más pequeña. No siempre lo que está de moda es tu mejor opción. Trata de conseguir un bolso que funcione con tu altura y peso.

Ten en cuenta el largo de las asas a la hora de comprar tu bolso según tu tipo de cuerpo. Si tienes caderas y usas un bolso con las correas largas que haga que el bolso llegue a tus caderas vas a crear más volumen en esa área y por lo tanto lucir más grande. Las mujeres con mucho busto sin embargo les viene mejor los bolsos que le caigan a la altura de la cintura. Si eres pequeña, necesitas que las asas sean más pequeñas, y si eres grande que caiga un poco más.

Consejos de estilo

Un consejo importante a la hora de comprar tu próximo bolso es mirarte como te sienta frente a un espejo grande, pues te puedes sorprender de cómo luce en tu cuerpo en lugar de como luce en el mostrador. Al igual que sucede con la ropa.

Por el día los bolsos tienden a ser más grandes que por la noche. Para verse elegante, elige un bolso estilo sobre para la noche, sin correas ni asas, pero también proporcional al tamaño de tu cuerpo.

No tienes que cambiar el bolso con la temporada. Para estar a la moda sin gastar mucho dinero invierte en un color neutro, de estilo clásico y combinable con la mayor parte de tu guardarropa. Por ejemplo, un en piel nunca pasa de moda, te queda con todo y te hace lucir bien en todos lados. No olvides los clásicos negro o café.

Hoy en día ya no es necesario combinar el bolso con el zapato, sin embargo es una buena opción para un evento especial si quieres lucir glamurosa y estar segura de tu imagen. El bolso tiene que complementar tu look y tiene que unirse al resto de tu imagen. Por lo tanto, inspírate en el color de tu guardarropa o como completar tu estilo.

Recuerda, si tu vestuario llama la atención por sus colores, diseño atrevido o detalles, busca bolsos que sean sencillos y más simples. Mientras que si tu vestuario es básico y simple, puedes llevar un bolso atrevido y llamativo. El secreto en tu imagen es siempre crear balance y proporción.

 

Una de las excusas más populares entre la gran mayoría de las personas para no hacer ejercicio es su edad. Especialmente, si las personas ya han pasado la barrera de los 50 empiezan a poner excusas como: ‘Ya soy muy mayor’, ‘para qué hacer ejercicio a estas alturas de la vida’, ‘ya no vale la pena ponerse en forma’, ‘me duele todo el cuerpo.’ Para que tu no seas una de esas personas, hoy te voy a dar las razones por las que es esencial hacer algún tipo de deporte y cuáles son las mejores alternativas de acuerdo a tu edad.

En lugar de estar frente al televisor todo el día tienes que buscar la motivación para hacer ejercicio. Salud es vida. Estoy seguro que conoces el dicho ‘más vale prevenir que lamentar’. Pues bueno, si no quieres pasarte los últimos 20 años de tu vida quejándote todo el tiempo  de salud, es necesario que pongas a mover el esqueleto para mantenerlo fuerte, flexible y con más energía para combatir las enfermedades y el paso del tiempo. Además los ejercicios te ayudarán a tener el corazón mejor, llevar más oxígeno a todas las células, reducir algunas libritas de más y prevenir muchas enfermedades. Aquí les dejo los 3 ejercicios perfectos para personas mayores.

1. Estiramientos

Antes de empezar cualquier ejercicio, debes tomar algunos minutos para hacer estiramiento y calentamiento. Haz al menos 10 repeticiones de los siguientes ejercicios colocándote te pie, con las piernas un poco separadas, y las rodillas apenas dobladas.

  • Estira tus brazos hacia arriba y abajo, como si estuvieras empujando un objeto invisible.
  • Abre y cierra los brazos bien abiertos sobre el pecho, haciendo movimientos suaves y amplios al abrir los brazos, como si estuvieras nadando.
  • Dobla los brazos y haz movimientos giratorios con la muñeca, hacía adentro y afuera, como si estuvieras saltando una soga.

2. Ejercicios Acuáticos

Los ejercicios acuáticos son de los deportes más recomendables para personas mayores pues permiten ejercitar todo el cuerpo sin poner mucha presión sobre las articulaciones.

  • Si sabes nadar, haz por lo menos 30 minutos de natación al día. Notarás un gran cambio positivo en tu salud. Para mejores resultados, trata de alternar los estilos, haciendo un poco de brazadas de mariposa, pecho, espalda y estilo libre.
  • Además de nadar puedes hacer ejercicios con un flotador. Abrázalo firmemente,  estirando las piernas hacia atrás, y mueve las piernas arriba y abajo, como si estuvieras nadando.

3. Caminar

El ejercicio más sano, y además que no cuesta nada de dinero, es caminar. Lo primero que necesitas son unas buenas zapatillas. Si tienes un parque cerca, sería lo ideal para estar en contacto con la naturaleza, si no, camina por el pueblo o ti ciudad.

Es recomendable caminar al menos treinta minutos por lo menos  3 o 4 veces a la semana. Lo mejor que puedes hacer para no abandonar este ejercicio es fijarte una misma hora todos los días para salir a caminar en grupo, con tu pareja, o en familia. Verás lo bien que te lo vas a pasar. O camina a solas y aprovecha el tiempo para meditar y renovarte. Cuando vayas a caminar hazlo con pasos firmes y decididos, igual como haces con todo lo demás en tu vida. Tonifica tus músculos y tu espíritu. Respira aire fresco y puro. Ten una vida más plena y saludable.