Mes: Abril 2014

 

Las técnicas de auto-relajación son muy beneficiosas y, si se realizan de forma correcta, pueden reducir la ansiedad con la misma eficacia que costosos tratamientos corporales y masajes. 

  •  Respiración abdominal: Muchos expertos afirman que “respirar con el estómago” es uno de los mejores métodos para reducir el estrés. Se recomienda imaginar un triángulo que vaya desde el ombligo a las caderas, con un globo dentro; cada vez que respiramos debemos imaginar que se infla el globo. Si se logra hacer este tipo de respiración cinco minutos al día, se envia más oxígeno a la sangre, reduciendo los efectos del modo de combate o alerta que el estrés provoca en el cuerpo.
  • Meditación: Sentarse en una silla cómoda, con la espalda recta, los pies apoyados en el suelo y los ojos cerrados, y respirar profundamente cinco veces; a continuación, ir centrándose en cada parte del cuerpo, una a una. Al abrir los ojos 15 minutos después, nos sentiremos como si hubiéramos dormido una siesta.
  • Pensamiento positivo: Se pueden poner en práctica algunas técnicas simples para hacer frente a los modos negativos de pensamiento. Podemos tomar nota cada vez que decimos “debería”, “tengo que” y “debo” y cambiarlas ya sea mentalmente o por escrito.
  • Visualización: Imaginarse relajado en una playa o sentado al lado de un río en el campo es uno de los métodos más eficaces de alcanzar un estado mental más tranquilo. Muchas veces nuestra mente utiliza imágenes negativas que nos perjudican por lo que es importante aprender a utilizar las imágenes de forma positiva.

Recuerda que el estrés puede llegar a enfermarte o deprimirte y recuerda que la vida es una sola y debemos disfrutarla.

Lacio, ondulado, chino, tu cabello esta propenso a sufrir daños por el uso de secadora o plancha, pero te has preguntado cuál de estos productos daña más el cabello.

El cabello es un elemento que se encarga de dar estilo personal al individuo. Su estructura y ciclo vital permite que se pueda cortar y modelar a capricho; sin embargo, la salud de éste se complica cuando actúan agentes externos como los rayos ultravioletas, el estrés, el tabaquismo, las alteraciones hormonales,  la falta de vitamina, el exceso de químicos y el abuso de fuentes de calor como la secadora o la plancha. 

Investigaciones del Centro de investigación de L’Oréal en Saint Ouen en París revelan que el calor que emiten algunos productos como secadoras o planchas, resecan el pelo y pueden causar puntas partidas y daños a la cutícula que lo ponen sin vida.  Sin embargo, el uso de cada uno tiene objetivos y usos diferentes dependiendo de ciertas características de cabello (si es corto, largo, chino, lacio, delgado, grueso, sensible…) y dependiendo igualmente del peinado.

Las recomendaciones pueden variar según la comodidad, reducción de tiempos, fijación y modelado del cabello.  Tanto para planchas como secadoras es relevante que no tengan más de dos años, posiblemente pueda empezar a sobrecalentarse añadiendo más temperatura a tu cabello.

La plancha alisadora está diseñada para ser usada en pelo seco y limpio, en cambio la secadora, por su propio nombre, puede utilizarse en cabello húmedo o seco.  Si el pelo esta húmedo es más frágil. El cabello se daña más si pasas la plancha muchas veces sobre el mismo mechón, la temperatura esta de manera más expuesta y directa con el uso de plancha, lo que provoca que el cabello sufra un sobrecalentamiento. Existen materiales, como la cerámica o turmalina, que son buenos aislantes y que además tienen la propiedad de tener una temperatura de fusión y resistencia.

La secadora mantiene entradas y salidas de aire, puede ser frio o caliente y al mismo tiempo puede modular la temperatura; es importante no someter el cabello a cambios frecuentes de temperatura pues tiende a trozarse o ponerse grifo.

Por lo tanto debemos tener pendiente nuestro tipo de pelo y como lo cuidaremos utilizando las herramientas adecuadas en los momentos necesarios y el tiempo indicado.

 

¡La decisión es tuya!

 

Hoy es un día para reflexionar. Ése fue el propósito cuando aquel 22 de abril de 1970 fue instituido como Día de la Tierra, para impulsar la toma de conciencia del valor de conservar nuestro planeta, para mantener una relación más armónica con la naturaleza.

Si bien podríamos resaltar que en este siglo se ha hecho más daño a la Tierra que en toda la historia anterior de la humanidad, hoy puede ser un día para mirar nuestra casa con optimismo. Todos vivimos en ella y podemos generar un cambio. Es indispensable, y sin duda en los millones de seres humanos está la capacidad para hacerlo. Lo que está en juego no es el planeta, es nuestra calidad de vida.

Es un día para celebrar y promover un planeta más saludable. Una oportunidad para proponer acciones y soluciones viables y concretas en favor de nuestra calidad de vida. Desde acciones simples, como plantar árboles y realizar actividades de reciclaje y juegos, hasta cambios estructurales.

Este Día de la Tierra es una oportunidad para aprovechar la infinita creatividad humana para transformar las ciudades y así vivir mejor.

Cuidemos nuestra Tierra!

 

¿Tiendes a acumular grasa en las caderas?

Te daré unos tips para que luzcas mejor y no acumules grasa y con la ayuda de una comida balanceada y que te brinde los nutrientes necesarios.

La gran cantidad de calorías que se ingieren a través de los líquidos, se acumulan en las células llamadas adipocitos, por lo que éstas tienden a crecer conforme se aumenta la ingesta  de azúcares.

El azúcar que genera la grasa en las caderas normalmente se encuentra en forma de sacarosa, lactosa y fructuosa, ingredientes que se encuentran en grandes cantidades en las siguientes bebidas:

1 . Jugos azucarados.  El consumo excesivo de esta bebida se asocia con el riesgo de padecer obesidad. La ingesta de la sacarosa sin fibra se relaciona con el síndrome metabólico, acumulación de grasa corporal. Lo ideal es comer la fruta entera.

 2Refrescos. Un medio litro de soda contiene entre 15 a 18 cucharaditas de azúcar, es decir, más de 240 calorías, mientras que más de litro y medio de una bebida de cola contiene más de 700 calorías.

3. Bebidas energéticas. Este tipo de líquidos son una de las fuentes principales de calorías, al aportar más de 226 por día.

4. Alcohol. Se detalla que este tipo de líquidos contribuyen a la acumulación de grasa corporal en las mujeres.

 5. Café.  Aumenta la producción de cortisol, hormona del estrés, la cual afecta el estado anímico y el sueño.  Cuando el cuerpo no tiene un descanso apropiado aumenta la producción de grasa en las células. Por eso es recomendado beber sin azúcar.

Al reducir la ingesta de estas bebidas no sólo evitarás la acumulación de grasa en las caderas, también mejorarás tu calidad de vida al disminuir el riesgo de padecer obesidad (dolencia que daña tu apariencia, así como tu salud física y mental).

 No olvides incluir porciones pequeñas de todos los grupos de alimentos, para tener una dieta equilibrada, así como beber dos litros de agua al día.