Noticias

En la noche del domingo y lunes fue visible una llamativa lluvia de estrellas fugaces más conocida como Perseidas, un fenómeno que se produce año a año durante esta época y que genera gran expectación en las zonas de mayor visibilidad.

El fenómeno ocurre cuando la Tierra cruza la cola del cometa Swift Tuttle, momento en que los fragmentos ingresan en la atmósfera terrestre a velocidades de entre 12 y 70 kilómetros por segundo, generando un gran brillo.

Quienes pudieron apreciar de mejor manera el espectáculo son quienes viven en el hemisferio norte del planeta, ya que se encuentran en pleno verano, por lo que sus cielos están más despejados.

Las grandes “lluvias de meteoritos” como las Perseidas y, en noviembre, las Leónidas son los momentos más esplendorosos del flujo que cada día trae a la atmósfera terrestre de diez a cuarenta toneladas de polvo espacial.

 

Fuente: www.latercera.com

La nueva versión del sistema operativo de Microsoft promete cambiar muchas cosas. Al haber probado el preview  de Windows 8.1, nos percatamos de cómo los de Redmond están dando un cambio drástico en la filosofía de su plataforma, mejorando muchísimo la fusión de una interfaz táctil con una interfaz de escritorio tradicional, que tanto hacía falta. Aunque ya lleva un par de meses disponible la preview de este nuevo sistema, el lanzamiento de Windows 8.1 en su versión final y para todo público no será sino hasta mediados del mes de octubre.

Originalmente, Microsoft anunció que Windows 8.1 RTM, versión que envían a los fabricantes para que incorporen el nuevo sistema en los próximos computadores que saldrán a la venta, sería distribuida a finales de agosto. Sin embargo, los usuarios finales debemos esperar un poco más, hasta octubre, mientras terminan las pruebas y preparativos para distribuir de forma masiva esta gran actualización gratuita.

No queda duda de que el mayor atractivo de Windows 8.1 es el integrar las experiencias de ambas interfaces en cualquier tipo de dispositivo, desde un computador tradicional hasta una tablet. Y es que hasta ahora así se mantenían, como dos tipos de experiencias de uso totalmente distintas, una llamada “moderna” que ofrece un ecosistema de aplicaciones totalmente independiente, y otra totalmente basada en el escritorio tradicional que desde hace tantas versiones de Windows conocemos.

Lo que Windows 8 trató de separar, ocasionando algunas molestias a nuevos usuario (o usuarios acostumbrados a una PC con Windows “tradicional”), Windows 8.1 trata de enmendar sus fallos, y ofrecer una experiencia mucho más unificada que invita a utilizar ambas interfaces y experiencias, una muy buena noticia para usuarios y desarrolladores.