Estar embarazada no tiene por qué ser sinónimo de un aumento descontrolado del peso. Los especialistas y los estudios científicos concuerdan en que una mujer puede recuperar su peso previo al embarazo sin necesidad de recurrir al sacrificio de alimentos. Ningún alimento o bebida es responsable, por sí solo, de que las personas tengan sobrepeso u obesidad.

Es importante que los alimentos consumidos proporcionen salud por dentro y por fuera, y que favorezcan tanto a la madre como a la criatura.

¿Cómo lidiar con los “antojos” del embarazo?

Para algunas mujeres la espera de un hijo viene acompañada de los famosos antojos. Las madres suelen saciar esos deseos con uno o varios  alimentos. No importa cuál sea, hay que saber qué tan beneficioso puede resultar.

No hay razón para privarse de algún alimento, simplemente hay que buscar equilibrarlo. La médico cirujana general y nutricionista hondureña, Mayra García, explica que “la dieta de la madre embarazada debe continuar lo más balaceada posible y si no se tiene la costumbre de equilibrar entre todos los grupos alimenticios, este es el momento perfecto para incluir ese hábito”.

El embarazo no es una razón para dejar de hacer actividad física, al contrario, es una oportunidad para formar madres sanas y fuertes. De acuerdo con la Oficina para la Salud de la Mujer, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, las mujeres se benefician enormemente al mantenerse físicamente activas durante el embarazo.

Previo al nacimiento del hijo, la actividad física brinda varios beneficios:

  • El ejercicio puede aliviar y prevenir molestias y dolores del embarazo, que incluyen estreñimiento, várices, dolores de espalda y agotamiento.
  • Las mujeres activas parecen estar mejor preparadas para el parto y se recuperan más rápidamente.
  • El ejercicio puede disminuir el riesgo de preeclampsia (la presencia de hipertensión arterial y proteína en la orina) y de diabetes gestacional (la presencia de glucemia alta) durante el embarazo.
  • Las mujeres que se mantienen en forma tienen menos problemas para regresar a un peso saludable después del parto. La mujer que mantenga este ritmo de vida podrá recuperar su peso usual en sólo 13 semanas. Recuerde, el embarazo no es una libertad para comer deliberadamente sino una oportunidad para crear madres e hijos sanos.

Así que tu que estas embarazada no debes de tener miedo por ello o estar todo el tiempo con preocupaciones, aliméntate bien y siempre positiva.

 

0 comments

Leave a reply